Joyce Meyer

Joyce Meyer – Testimonio

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Isaias 53: 4-5

Por Chino Bravo, hace
Joyce Meyer

Joyce Meyer – Permanezca Calmado

Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, o para sacar agua del pozo. Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en Leer más…

Por bravo, hace