Rey Matos

Antes del altar, sanidad interior – Rey Matos

Antes del altar, sanidad interior – Rey Matos

“Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.” Romanos7:15-25

En mi había un gran deseo de hacer el bien, quería ser un hombre de Dios que cumpliera con los mandamientos de Dios. Pero no pude entender, hasta que caí en la crisis, no pude entender que había una realidad en mis huesos, en mi interior, toda una cultura que tenía que cambiar.

Es bueno hacerle preguntas a Dios y yo le pregunte a Dios ¿Por qué no me siento completamente libre? ¿Por qué no puedo ser consistente? Y el espíritu santo me dijo: “hay dolor acumulado en tu corazón”.

Muchas veces pensamos que este dolor no está en nuestro corazón, oramos y perdonamos pero el dolor sigue allí. A veces el dolor está por encima del dolor que está muy dentro de nuestro corazón.

Etiquetas

Mira También

Comenta !

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios