German Ponce

Apostol German Ponce – El 100 del Espiritu

german ponce  Apostol German Ponce – www.ebenezer.hn

Génesis 21:5 RVA Abraham tenía 100 años cuando le nació su hijo Isaac.

La libertad que tanto anhelamos no vendrá si no estamos ministrados por nuestro Señor Jesucristo y para eso también es necesario que lleguemos a la estatura espiritual, la cual podremos alcanzar avanzando en los años simbólicos que están entre el día que recibimos a Cristo y el momento en el que alcanzaremos la verdadera libertad. Cuando Dios llama a Abram, sin “H”, le da promesas que él quiso alcanzar y vemos que cometió muchos errores, trato de hacer las cosas que Dios le había dicho, pero todo lo hacía en la carne; hasta que pudo ver que no podía hacerlo por su propia humanidad; entonces Dios inicia la obra que le había prometido, pero para eso, tuvo que llegar al número 100 en su vida.

Génesis 17:3-6 RVA Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él diciendo: —He aquí que mi pacto es contigo: Tú serás padre de muchas naciones. Ya no se llamará más tu nombre Abram; tu nombre será Abraham, pues te he constituido en padre de una multitud de naciones. Yo te haré muy fecundo; de ti haré naciones, y reyes saldrán de ti.

Es lo mismo que sucede con nuestra vida; de pronto nosotros queremos edificar con madera, paja y hojarasca, cuando la realidad es que Dios quiere trabajar en nuestra vida con oro, plata y piedras preciosas; pero desde una perspectiva de obediencia de nuestro corazón.

EL 100 DEL PROFETA

1 Reyes 18:4 RVA Y sucedió que cuando Jezabel destruía a los profetas de Jehovah, Abdías tomó a cien de ellos y los escondió de cincuenta en cincuenta en una cueva, y los sustentó con pan y agua.

El problema en este tiempo es que así como había profetas de Dios también había falsos; es entonces, cuando Dios aparta para sí, lo que es genuino del ministerio profético, que esté cubierto bajo un ministerio apostólico. En el libro de Reyes podemos ver el desarrollo de los profetas y vemos que de pronto surge un profeta viejo para desviar el camino que Dios le había encomendado a otro profeta que dentro de lo que le había dicho Dios, estaba que no volviera la vista atrás, sino que debía mantener su camino; pero el profeta viejo lo desvió y el profeta nuevo terminó muerto por un león, murió antes de tiempo.

1 Reyes 13:25-26 LBLA Y he aquí, pasaron unos hombres y vieron el cadáver tirado en el camino y el león que estaba junto al cadáver; y fueron y lo dijeron en la ciudad donde vivía el anciano profeta. Y cuando el profeta que le había hecho volver del camino lo oyó, dijo: Es el hombre de Dios, que desobedeció el mandato del SEÑOR; por tanto el SEÑOR lo ha entregado al león que lo ha desgarrado y matado, conforme a la palabra que el SEÑOR le había hablado.

Eclesiastés 7:17 RVA No seas demasiado malo, ni seas insensato. ¿Por qué morirás antes de tu tiempo?

El 100 profético es guardar lo genuino de Dios, buscar cuál ha sido la voluntad de Dios para el ministerio que El nos ha ordenado a desarrollar; de tal manera que si Dios nos dice que profeticemos una palabra debemos hacerlo en el orden de Dios para guardar lo genuino.

EL 100 DEL PASTOR

Lucas 15:4-6 RVA —¿Qué hombre de vosotros, si tiene cien ovejas, y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la que se ha perdido, hasta hallarla? Y al hallarla, la pone sobre sus hombros gozoso, y cuando llega a casa reúne a sus amigos y vecinos, y les dice: “Gozaos conmigo, porque he hallado mi oveja que se había perdido.”

Cuando un pastor reúne 100 ovejas, viene a significar una gran bendición por todo lo que vemos en la Biblia; de tal manera que cuando una se pierde, va detrás de ella hasta que la encuentra, no deja que se vaya y opta por cuidar las 99 para que no termine de desintegrar el grupo; sino que deja las 99 en el aprisco como dice la Biblia, y busca la que se descarrió hasta encontrarla como lo ha hecho nuestro Señor Jesucristo con nuestra vida. El 100 del pastor es que al encontrar la oveja número 100, la lleva de regreso al redil con amor y lleno de gozo, la entra en su casa, porque son los hijos los que permanecen en casa para poderlos edificar. El problema es que algunas ovejas se van de la casa porque no se dejan edificar, pasan de Iglesia en Iglesia y no se ubican porque no se sujetan y de esa forma no pueden edificar, todo lo dejan a medio trabajo, entonces aquí también vemos el 100 de la oveja cuando permite que la edifiquen.

EL 100 DEL APOSTOL

1 Corintios 4:15 RVA Pues aunque tengáis diez mil tutores en Cristo, no tenéis muchos padres; porque en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio.

Vemos al Apóstol Pablo bajo la comisión de brindar la paternidad de parte de Dios; pero para eso también es necesario aplicar la disciplina como si fuera un hijo o una hija propia, porque no se trata de imponer castigos que a veces sean actividades completamente difíciles o imposibles de cumplir; se trata de ejercer una paternidad como lo hace nuestro Padre celestial. Podemos tener muchos paidagogos que nos estén cuidando como a niños, pero no tienen una identidad paterna; necesitamos tener identidad con nuestra cobertura y caminar de acuerdo a los deseos de Dios manifestados en nuestra cobertura.

EL 100 DEL MAESTRO

Juan 21:8 RVA Los otros discípulos llegaron con la barca, arrastrando la red con los peces; porque no estaban lejos de tierra, sino como a doscientos codos.

El discípulo no será mayor que el maestro, pero sí lo puede igualar, un ejemplo lo podemos ver en Eliezer, siervo de Abraham, siempre hablaba de su señor Abraham; esto podemos decir, es el 100 del siervo. Otro ejemplo lo podemos ver cuando el Apóstol Pedro quiso caminar sobre las aguas como lo hizo nuestro Señor Jesucristo, ningún otro discípulo lo intentó, pero eso no hizo que él se detuviera, aunque solamente diera unos pasos, pero lo hizo como vio que lo hizo el Señor. Para hacer lo mismo que hace nuestra cobertura, no es necesario que empecemos haciéndolo rápidamente, lo que contará es que empezamos a caminar como lo hizo el Apóstol Pedro, aunque se hundiera después de ver la tormenta, pero no se ahogó. Esto no enseña también que aunque de pronto tropecemos; si Dios está con nosotros, podemos levantarnos y seguir caminando en el nombre de Jesús.

EL 100 DE LA IGLESIA COMO CUERPO DE CRISTO

Juan 19:39 RVA También Nicodemo, que al principio había venido a Jesús de noche, fue llevando un compuesto de mirra y áloes, como cien libras.

El cuerpo de Cristo necesita ser cubierto para que no se corrompa; es el 100 de una Iglesia que entra en la era del Espíritu y donde está el Espíritu ahí hay libertad; donde no está el Espíritu tiene que haber esclavitud; donde hay ausencia de luz, tiene que haber tinieblas, por eso debemos esforzarnos para poder caminar por el Espíritu.

Mira También

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *