Guillermo Maldonado

Guillermo Maldonado – ¿Como David formo un equipo de liderazgo? II

apostol guillermo maldonadoDios está buscando una cabeza para derramar su unción; los que no la tienen, la unción no les llega. Todos debemos tener una y reconocerla, darle cuentas, reconocer que es el líder que ha puesto Dios para meternos en nuestra herencia.

Hay muchas personas que nunca entrarán a poseer la herencia si alguien no las mete a ella. Uno de los propósitos de un líder es tomar ese pueblo y meterlo en la herencia. Muchas personas nunca van a entrar en su herencia si alguien no los toma de la mano y los mete.

Cuando tiene una cabeza, le da un equipo para unirlo en un pacto. El propósito es establecer el Reino de Dios en la tierra, es la prioridad de Dios establecerlo en la tierra. En este pacto entre la cabeza y el liderazgo, vamos a entender dos principios: Cada casa es edificada por alguien. Y en Hebreos 3:4 dice: Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios. Dios se refiere siempre a la cabeza, es ese uno y a este le une el equipo en liderazgo. Es un hombre que se levanta a servir a Dios, mayordomo de Dios y es responsable por esa casa, ese negocio, ese ministerio. Abraham en Génesis 14:14, fue la persona que tuvo 318 a su lado, que fueron los nacidos en casa. El no podía tener hijos, adoptó a esas personas. Cualquier persona que entra en esa casa debe respetar la paternidad, nadie tiene derecho a cambiar el ADN o el estilo de la casa. No pueden llegar a decir “En mi iglesia no se hacía así”. El ADN significa las formas de pensar del padre de la casa.
En la casa es el padre el que establece el estilo, y en esa casa no se puede hacer cambios a menos que la cabeza lo autorice.

Segundo principio: Toda casa tiene una cabeza. Todo lo que Dios edifica es construido por alguien designado. Cuando hombres y mujeres se unen a un equipo local, al aceptar la posición automáticamente se unen en una posición de cambio. El rompecabezas empieza por una cabeza, si comenzamos una casa sin que Dios nos mande, en vano trabajamos. Tiene que ser una casa establecida por Dios. En el momento que ese equipo de liderazgo se une, en ese momento entra en pacto con esa persona.

Los 36 valientes de David estaban divididos en tres categorías: Dos grupos de tres cada uno, y el resto eran los treinta. Los primeros tres eran tres círculos alrededor de David, su trabajo era cuidarlo. ¿Cuál es el trabajo del liderazgo más cercano a nosotros? cuidarnos. La función principal de estos tres, es cuidarlo. Tiene que tener un círculo íntimo que para pasar a usted, tienen que pasar primero por ellos. “Nadie puede llegar a hacerle daño a David, sin primero pasar por mí,” ese era el círculo. En el Nuevo Testamento, los hombres más valientes que yo conozco son las mujeres. ¿Cómo se levanta ese círculo? A lo mejor nunca tenga la oportunidad de dar la vida por su pastor o su jefe, pero esas mujeres hacen un círculo de intercesión. Mi esposa es de los “hombres” más valientes que conozco, hace un círculo de intercesión alrededor mío. Muchas cosas que he ganado ha sido por esa intercesión. Los “David” de las ciudades necesitan mujeres intercesoras. Para establecer el Reino de Dios, tienen que empezar a levantar un grupo de hombres íntimos, que le protejan en oración de todos los ataques del enemigo.

Un día una profeta me dijo: “La razón por la que no pueden llegar a ti es porque hay círculos de intercesión alrededor de ti”. Varias veces han querido matarme, pero no han llegado a mí por la intercesión. Hay gente que me protege con su intercesión. Comienza a hacer un círculo alrededor de tu esposo, esposa, que el diablo no lo toque. Estos valientes tenían un récord especial para ser el primer círculo alrededor de David. Hay personas que quieren estar alrededor de nosotros y no tienen ningún récord. La cosa más importante de esos hombres era que podían pelear solos, aun cuando David no estaba ahí, podían ganar la batalla. Había una segunda categoría alrededor de David: otros tres. 2 Samuel 3: 13-17. Y David dijo: Bien; haré pacto contigo, mas una cosa te pido: No me vengas a ver sin que primero traigas a Mical la hija de Saúl, cuando vengas a verme.
14 Después de esto envió David mensajeros a Is-boset hijo de Saúl, diciendo: Restitúyeme mi mujer Mical, la cual desposé conmigo por cien prepucios de filisteos.(B)
15 Entonces Is-boset envió y se la quitó a su marido Paltiel hijo de Lais. 16 Y su marido fue con ella, siguiéndola y llorando hasta Bahurim. Y le dijo Abner: Anda, vuélvete. Entonces él se volvió. 17 Y habló Abner con los ancianos de Israel, diciendo: Hace ya tiempo procurabais que David fuese rey sobre vosotros.

La tercera eran otros 30 y con ellos estableció el Reino de Dios. David nunca les estaba pidiendo agua de beber, no les dio una orden ni un mandato, simplemente les expresó un deseo y con eso estuvieron dispuestos a arriesgar la vida por su líder. Si se roban el diezmo en la iglesia, ¿cómo darán la vida por nosotros? Sólo expresó un mandato y el hombre se metió al campo y le trajo agua. ¿Qué era lo que David había hecho a esos hombres para que lo amaran tanto? En el proceso, estuvieron juntos en la cueva. La gente que ha estado conmigo cuando estaba en la cueva, es la gente que voy a levantar a mi lado. Hay gente que quiere celebrar contigo la victoria cuando no han estado contigo en la cueva, en la prueba. Trae gente que ha estado contigo en momentos difíciles.

Tenía un círculo en el que no penetraba nadie. Tenía los segundos, y luego, los otros 30. ¿Cómo se formaron? En la cueva.

I Crónicas 12:1 Primera característica: Mucho antes que el reinado de David fuera establecido, estos hombres habían visto lo que era. El reconocerlo y recibirlo. Conocían todo lo de David y estaban listos para trabajar con él y no se quedaron sentados sin hacer nada, sino fueron entrenados y pasaron por el proceso en la cueva para pasar al siguiente nivel. Deja que pase la cueva. Pruébale su integridad, el trabajo, la fidelidad. Estos valientes eran entrenados para ayudar en la guerra. Ellos entendieron que para establecer el Reino de Dios por la fuerza, era un asunto de guerra. El mundo está tan difícil, que si no te levantas a pelear por la herencia, por tus hijos, los homosexuales se los van a ganar. Tenemos que levantar gente que nos ayude en la guerra. Cada vez que establecemos el Reino, es una declaración de guerra al enemigo. Hay personas que vienen a mí para obtener enseñanzas, o métodos para hacer crecer su iglesia, pero no para ayudar en la guerra. No quieren ayudarte a establecer el reino. ¿Estoy en contacto de este hombre para obtener algo solamente? ¿O para establecer el reino?

Segunda característica: Los valientes de David eran capacitados y entrenados en la gran variedad de armas con la mano derecha e izquierda. I Crónicas 12:2. Estaban armados de arcos, y usaban de ambas manos para tirar piedras con honda y saetas con arco. De los hermanos de Saúl de Benjamín. Esto es una tipología en el mundo espiritual; usted no se va a comprar pistolas. Debemos ser entrenados en el uso de todas las armas de nuestra milicia, porque no son carnales, sino poderosas en Dios. Si le pido a un pastor Dime cinco armas de nuestra milicia, hay algunos que no van a contestar nada. Cuando estás en crisis, cuando viene el diablo persiguiéndote, ¿cuales son esas armas? La unción, la armadura, la sangre, el ayuno, la palabra; eso significa que la gente que tengamos a nuestro lado sean diestros en esto. Tú quieres gente que ore, que ayune por ti, que te mueva la mano derecha y la izquierda, que levante las manos a su David. Dios te trajo a Ensancha para formar un equipo de valientes que no le tenga miedo a la crítica de la gente; Dios está levantando este tipo de guerreros. Quiero gente a mi lado valiente. La armas representan las armas espirituales que Pablo nos menciona y vinieron a ayudar en la guerra. Puede usar la unción, la palabra, la fe, etc.

Necesitamos ese tipo de valientes a nuestro lado, que manejen las armas, que no sean gallinas, que sean águilas que vuelen alto. Le voy a dar una ilustración, le voy a pedir a los hombres que rujan.

Esto me lo contó un amigo: dice que un día, un hombre en África, Pastor de Kenya, este hombre era dueño de cabras y tenía una hacienda; un día un leoncito se salió de la selva y llegó a su hacienda. Cuando llegó, lo agarró porque estaba herido, era pequeño (de un mes). Lo tomó y lo conectó con las cabras para que le dieran leche. Pero un día llegó el león a buscar a su hijo. Cuando llegó y los cabritos escucharon el rugir del padre, salieron corriendo. Sólo se quedó el leoncito. Y el leon grande levantó las patas, acercó su hocico y rugió fuerte. El pequeño hizo como cabra no como leon. El hombre se sorprendió de ver esto. Esto sucedió tres veces, a la tercera, el leoncito rugió como león. Lo que estaba haciendo el papá era decirle: “No naciste para berrear, sino para rugir”, y eso es lo que le digo hoy: “no naciste para estar pasivo, sino para rugir, para vencer tu problema, para conquistar, para salir de tu problema, para pasar del otro lado”.

Hay muchos de ustedes que vinieron desanimados, pero hoy te digo que naciste para triunfar, para vencer, para pasar al otro lado; levántate ahora. ¿Qué hizo el león? Le sacó el potencial! Necesitas un David que levante las patas, y te acerque al hocico y te ruja. La ciudad de Guatemala necesita un David. Dice que inmediatamente se fue el leoncito y nunca volvió al establo. Sonríele al diablo y a las circunstancias. Dios te va a formar valientes que hagan un círculo de oración. Le digo otra ilustración: Una vez, un águila pequeña, por casualidad quedó herida, su madre la llevaba volando y cayó con chompipes, y comenzó esa aguilucha dentro de ese lugar a comportarse como gallina. De repente, un día el águila madre busca a su hija y la encuentra en el gallinero. La madre empezó a mostrarle que había nacido para volar. ¿Qué haces tirado en el piso lamentándote por el último fracaso? Aprendamos algo de eso, tenemos que levantarnos y empezar a volar. El águila puede ver a 20 metros de distancia; cuando ve la tormenta, sube y sube y sube. La visión que Dios te ha dado, nadie te la ha quitado. Siete veces cae el justo y siete veces te levantará. Dios te trajo aquí para que comiences a volar, para que te levantes de las circunstancias.

Tercera característica: Ellos podían luchar solos si era necesario y el Señor los usaba. Porque cuando su jefe no estaba, ellos podían hacerlo solos.

Cuarta característica: Ellos tenían profundo amor, fidelidad y lealtad por David. El Señor me hizo dos preguntas: “Te fijaste que de los 36 ninguno fue infiel, ni desertó de David, ni aún cuando mató a un hombre y adulteró, permanecieron con él? Hay gente que lo único que está esperando es que cometamos un error para ir hablar mal de nosotros. Ninguno de los 36 desertó y cuando David murió, todos pasaron su lealtad a su hijo Salomón y todos fueron fieles en el reino de David y Salomón. Esos son los valientes que necesitamos.

Quinta característica: Los valientes tenían un corazón para David y su Reino. I Crónicas 12:22 y 38. Porque entonces todos los días venía ayuda a David, hasta hacerse un gran ejército, como ejército de Dios.

38. Todos estos hombres de guerra, dispuestos para guerrear, vinieron con corazón perfecto a Hebrón, para poner a David por rey sobre todo Israel; asimismo todos los demás de Israel estaban de un mismo ánimo para poner a David por rey.

Zacarías 12:8. 6. En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén.

8. En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos.

Sabían mantener el rango y la autoridad, no buscaban promocionarse a sí mismos, mantenían la autoridad.

Y como David tuvo uno de los errores más grandes, que fue Joab y ahora David no escoge simplemente para todo aquel que quiere ser parte de la iglesia. El poder corrompe. Todo el que está viniendo lo traigo a ser parte de mi equipo, pero me equivoqué tanto con Joab, él era el jefe del ejército de David. Ser jefe de ese tipo de guerreros como esos: hombres fieros. I Crónicas 12:8. También de los de Gad huyeron y fueron a David, al lugar fuerte en el desierto, hombres de guerra muy valientes para pelear, diestros con escudo y pavés; sus rostros eran como rostros de leones, y eran ligeros como las gacelas sobre las montañas. Hombres de guerra. Si ahora no se levanta en guerra, pierde. “Mujer, date tu posición”. Si eres la pastora de la iglesia, los dos están llamados a gobernar. El es la cabeza, te sometes a él, pero si alguien quiere usurpar ese lugar, levanta la espada. Mi esposo es la cabeza, pero soy parte del gobierno de Dios. Y hombre, dale su lugar a tu mujer en la iglesia. En el próximo Ensancha le hablo de trabajar como equipo en el ministerio y la familia”.

Recuerdo que en la iglesia hay personas que han querido remover a mi esposa. Pobre diablo, sale todos los días intercediendo por mi y por la iglesia. Y David comete el error por un individuo llamado Joab. Una de las cosas que hizo David fue destruir a los jebuceos. Los únicos que se quedaron dentro de la tierra fueron ellos, eso tipifica ciertas áreas de nuestra vida que aunque estamos en el reino, nunca lidiamos con ellos. Los jebuceos siempre se mofaban de los israelitas; a Saúl nunca le interesó sacarlos. Pero David dijo quiero sacar a esa gente.

Cuando ves en tu ciudad cómo personas levantan leyes a favor del lesbianismo y homosexualismo, dices: “¡Como le tengo ganas al diablo por esto!”. Y lo mismo con David que dijo: “el primero que vaya contra los jebuceos, ése será el jefe del ejército”. Dios me dijo: “¿Te fijaste que Joab no era de los valientes de David?” ¿Pero cómo? Y dijo: “El primero que le meta mano a los jebuceos, ése será el líder de mi ejercito”. Y vino un carismático, talentoso, con una voz extraordinaria, con un liderazgo impresionante, el piano lo hace llorar, tiene una labia que en los esquimales les vende hielo. Y regresó y fue el líder del ejército. Pero qué error tan grande, pues su motivo era promocionarse a sí mismo. Es como que yo diga: “El primero que me multiplique 300 células, ése será mi co-pastor, pero nunca fue motivado por lealtad a David.

Hay un montón que lo que están esperando es que el pastor diga: “Quien le mete mano a los jebuceos…” Cuando David iba a cometer adulterio y matar a Urías, él se hizo cómplice. Ese es el momento en que necesitaba a una cabeza, alguien que le dijera: ¡qué estás haciendo! Y el hombre este en vez de pararlo, se hace cómplice. Si hubiera sido un hombre que lo ama le dice: “Pastor, ¿qué estás haciendo? Eso se llama estar correcto políticamente. El dijo: “si le ayudo a David a hacer eso, aquí me ordenan de ministro”, en vez de hacerle ver su error. Y el final de Joab fue traicionar a David y a Salomón. Estos Judas en todos los ministerios, empresas, siempre el 8% de la gente está descontenta. No crea que su iglesia es la ideal. No existe la iglesia ideal, vamos hacia lo ideal, pero no existe. Se hizo una encuesta en EEUU, que el 8% de los empleados está descontento. Nunca caiga en la trampa que tenga que hacer todo correcto para ser aceptado. En otras palabras, si hago esto así, la gente me va a aceptar y estará contenta. No importa que haga todo correcto, siempre habrá alguien descontento. Y ese es el potencial de Judas que tienes a tu lado. Joab al final terminó traicionándolo, y David dijo: “esto no me pasa de nuevo, ahora les haré preguntas a todos”.

I Crónicas 12:16
Asimismo algunos de los hijos de Benjamín y de Judá vinieron a David al lugar fuerte.
Le hace tres preguntas y una advertencia. Hombre de empresa, que no te pase lo mismo. Lo contratas por el talento, pero mírale el corazón. Si has venido a mi para paz, ¿vienes a mi en son de paz? Pero para nosotros eso no suena. Para nosotros eso es tranquilidad. Pero eso no es paz, es la palabra hebrea “Shalom”, la palabra griega “Irene”, paz no es simplemente tranquilidad, no es el final de la hostilidad entre dos persona que se quieren matar, eso es parte. La paz bíblica es esto: Una palabra de relación; habla de una relación que fue hostil, dos personas que luego de la enemistad se tiran en los brazos el uno a otro en amor entrañable. Por ejemplo, Roberto y yo nos odiamos. Cuando hacemos la paz del mundo es dejar de pelear, eso es un poquitito de la paz bíblica. Entonces, me odio con él, pero si es paz bíblica, dejamos las armas y juntos nos abrazamos en amor, no solamente es dejar de pelar. Si usted tiene algo contra alguien, todavía no ha hecho la paz bíblica. Usted tiene que ir a abrazarlo.

Mateo 5:9 Bienaventurados los pacificadores porque serán llamados hijos de Dios. La palabra hijos es hijos maduros. Ellos no son los que simplemente paran de dejar de pelear sino que hacen que la gente se reconcilie con Dios y con ellos.

Colosenses 1:19-20 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, 20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

Lo que Dios hizo fue ser roto por el romper de la relación. Dios con su sangre no solamente quitó una enemistad que teníamos con Dios por nuestros pecados. Yo era un blasfemo, me reía de los creyentes, y Dios me perdonó ese pecado. Había una enemistad con Dios. La paz bíblica es cuando esa pared de enemistad se quitó, y nos enamoramos de Dios, tenemos una relación intima con Él; para eso derramó su sangre en la cruz del calvario para que se pueda tirar a los brazos de Dios.

En la profesión médica en el tiempo que se escribió la biblia, cuando un hueso se quebraba, lo sellaban y calcificaba, y en ese momento decían que estaba en paz y quedaba tan fuerte que era imposible que se rompiera. Cuando Adán pecó, rompió el hueso; ahora por la gracia es mayor, más fuerte para que ningún demonio, ni lo alto, ni lo profundo pueda romper mi relación con Dios. Por gracia es más fuerte que lo que Adán tenía por inocencia. El hueso vino a estar en paz, a estar “Irene” consigo mismo. Cuando digan: “queremos ser parte de la iglesia”, David decía: “¿Veniste en paz, veniste a fortalecer la relación conmigo, a ayudarme a la guerra, a fortalecer esta relación? ¿A que veniste?” Hay gente que busca un método, pero no una relación personal conmigo. No le quiere dar algo a usted, no quieren relación. Hay gente que va a su negocio a eso. David pregunta si viene en paz o viene a traer contienda.

Segunda pregunta: ¿Has venido para ayudarme? Aquí habla de que vengan con una pasión de cumplir la pasión que Dios nos ha dado. Hay lideres que vienen con su propia visión, que quieren ver qué logran obtener, y eso es legal, pero si hay una relación. ¿Vienes ayudarme a cumplir la visión de traer el reino a Israel o trajiste tu propia agenda?

Tercera pregunta: ¿Es tu corazón o está unido al mío? Yo no quiero sólo tener una relación profesional contigo, sino una relación de pacto contigo. ¿Viniste a hacer un pacto conmigo y a ser parte de mi staff? ¿Viniste a unir tu corazón al mío. Por último hace una advertencia: “Mas si es para entregarme a mis enemigos sin haber iniquidad en mis manos…” Significa que viniste a entregar mi iniquidad a mis enemigos. Un enemigo es aquel que no acepta, ni se regocija, ni quiere que Dios cumpla su propósito en ti. Alguien que te critica sin tú hacerle nada. David aprendió; en el pasado él cometió adulterio y mató a un hombre. Y muchos han visto los errores que has cometido en tu iglesia y negocio y se lo van a dar a gente que saben que no te quiere, y si vienes a mi para buscar información y dar las cosas que son pasadas; yo ese pecado ya Dios me perdonó, y si viniste para eso, que el juicio de Dios venga sobre ti.

Tengo un individuo el cual yo lo engendré, lo parí, lo di a nacer en el espíritu. Una vez que David hace esto, somos tuyos David, venimos a ayudarte, en la misma visión de traer el Reino de Dios. Este individuo lo levanté, lo enseñé, lo saqué de la cueva y lo mandé a abrir una iglesia con 200 personas que yo sembré. A los meses, encuentro una revista donde anuncia su ministerio con otro nombre. Me habló y me dijo: “Tú perdiste la visión y por eso me voy”. Yo le dije: “Te desato y te bendigo”. Porque el corazón davídico no impone nada. A los dos años llegó y la iglesia siguió prosperando. Y le pregunto yo a Dios: “Señor, sabes que quiero la prosperidad para tu reino, estoy seguro que mi corazón no es saúlico, pero me preocupa con la rebeldía que se fue, cómo ha hablado mal de mi y cómo es que la iglesia prospera. Y me dijo algo: “Él esta viviendo de los residuos de la unción que tú le impartiste”. Dios me dio una advertencia: “Cuando cortas una rama y la dejas sola, ¿se muere al momento? No, la sabia del árbol la sigue alimentando algunas semanas y a lo mejor la pones en agua y medio se mantiene, pero después de algunos meses, se va secando porque se desconectó del a cabeza. Y así pasó. Quiero ponerle el temor de Dios en su corazón: Los discípulos funcionaban con unción prestada. Si no le gusta ese termino, le voy a decir unción delegada, producida por la unción de Jesucristo. Si usted se mueve por la unción de otro, no se separe, porque no tiene la suya propia. Tú tienes que tener tu propia unción; mientras estés con ese hombre, la tienes, pero si te desconectas, la pierdes. Para tener tu propia unción, tienes que pagar el precio. Dios está llamando a Davides para establecer el reino de Dios en tu iglesia, en tu ciudad, en tu país, levantar un negocio lleno de finanzas para el Reino de Dios. Todo el pueblo va a clamar a Dios para que te dé valientes.

Apostol: Guillermo Maldonado – www.ElReyJesus.org

Mira También

Un Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios