La Ministración Del Fin

sergio enriquez

 Necesitamos ver las cosas que están sucediendo alrededor de la tierra, que notemos cómo estamos delante de Dios y saber qué es lo que sucederá con nosotros; porque alrededor del mundo podemos ver que los anticristianos están avanzando en poner sus trampas para que los hijos de Dios tropecemos precisamente en el tiempo final y que nuestra salida de la tierra sea estropeada.

Dentro de los acontecimientos finales y con tanto problema a nivel mundial, pudimos ver que el petróleo subió su precio y eso mismo hizo que sus derivados subieran y que hubiera no solamente un alza en la canasta básica, sino, la tensión política mundial también se empieza a descontrolar por el poder sobre el mundo que todos buscan tener.

Aunado a esto, debemos recordar que en estudios anteriores, vimos que con la venida de Cristo, habrá personajes que El enviará previo a Su aparecimiento, entre ellos podemos decir que está Elías, Jeremías y otros personajes; lo lamentable es que juntamente con esos profetas, vendrán sus enemigos, y en ese escenario estamos nosotros; y nos encontraremos enemigos que están encubiertos, algunos desde los pulpitos es por eso que Jesús dijo: mirad bien que nadie os engañe… se levantarán falsos profetas para decir paz, como en el tiempo cuando estuvo el profeta Jeremías, y él se atrevió a contradecirles que Dios no había dicho nada.

Es por eso que en este tiempo, Dios está preparando siervos conforme a Su corazón para levantarlos y hagan Su obra sin importarles nada, sin importarles qué beneficio podrían obtener.

Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. (1 Corintios 9:9-10 RV 1960)

En este caso, nosotros como ministros de Dios somos el buey, pero para que nos quede más claro el concepto, veremos el contexto de la cita anterior:

¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor. Contra los que me acusan, esta es mi defensa: ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber? ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas? ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar? ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? (1 Corintios 9:1-8 RV 1960)

Después de la primera cita, y del contexto que ya describimos, continúa diciendo:

Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. (1 Corintios 9:11-12 RV 1960)

El bozal al que se refieren las citas anteriores son los derechos a los que tiene un ministro de Dios, derechos como tener una esposa, comer y lo básico que nadie se podría levantar a criticar; pero en realidad a lo que queremos referirnos es que en determinado momento alguien pretenda ponernos bozal para que no cumplamos con nuestro trabajo ministerial.

…dijo a los ancianos de Madián: Este pueblo va a destruir a todos los habitantes de nuestro país, del mismo modo que el buey suele comerse las hierbas hasta la raíz. Balac era en este tiempo rey de Moab. (Números 22:4 FTA)

Si alguien pretende ponernos bozal, no podremos comernos la raíz de lo que al pueblo puede estar dañando, por ejemplo: el dinero; porque mientras el ministros le está predicando, el que ama al dinero, puede ser que le esté doliendo esa ministración, pero una vez que le comamos toda la raíz, lo habremos librado del mal; pero si nos ponen bozal, no podremos comer aquello que pueda estar carcomiendo al pueblo.

Mi ángel irá delante de ti, y te llevará al país de los amorreos, hititas, ferezeos, cananeos, heveos y jebuseos, a quienes yo arrancaré de raíz. (Éxodo 23:23 DHH)

Lo que nos están diciendo en el verso anterior, es que entraremos a Canaán, pero se comerán de raíz a los pueblos que mencionan.

Cuando el SEÑOR tu Dios te haya introducido en la tierra donde vas a entrar para poseerla y haya echado de delante de ti a muchas naciones: los hititas, los gergeseos, los amorreos, los cananeos, los ferezeos, los heveos y los jebuseos, siete naciones más grandes y más poderosas que tú… (Deuteronomio 7:1 LBLA)

La Biblia nos enseña que no somos nosotros los que destruiremos esas naciones, sino que, es Dios el que lo hará; pero entonces no pretendamos ponerle bozal al ministro de Dios para que se coma toda la raíz de lo que significan esas naciones.

HETEOS – TERROR

La primera nación que nos comerán es el terror, es por eso que debemos dejar que nos coman de raíz lo que deban comernos, pero no podrá suceder en una ministración, sino que, debemos permitir que la ministración de Dios sea constante, porque en una sola ministración lo único que nos comerán serán las hojas, pero si permitimos que nos coman la raíz; después, en la operación Jeremías, nos encontraremos con que plantarán después de que nos hayan desarraigado el mal; en este caso, el terror.

En estudios anteriores nos encontramos de los hijos de los heteos, Efrón, lo cual significa polvo y aquí lo que vimos entonces es miedo a la muerte cuando recordamos: …del polvo saliste y al polvo volverás… no debemos tenerle miedo a la muerte.

Cuando Esaú tenía cuarenta años, se casó con Judit, hija de Beeri hitita, y con Basemat, hija de Elón hitita… (Génesis 26:34 LBLA)

BEERI – MI FUENTE

Ministerialmente esto lo que nos está hablando es que a los ministros de Dios nos tiene que comer la raíz al miedo de la fuente de la doctrina que nos provee Dios, porque si El nos ha revelado algo, alguien podría acusarnos de herejes y eso nos puede provocar miedo. El asunto es que muchos tienen miedo de recibir más allá de lo que se les ha enseñado y peor aún si tienen que enseñarlo a otros. No debemos tener miedo al recibir lo que Dios nos esté revelando, lo que debemos cuidar es en no salirnos del contexto bíblico. Entonces nosotros como bueyes de Dios, necesitamos arrancar esa raíz de miedo con el propósito que tengamos acceso a la Biblia de cristal, la cual debemos comprender que es la que Dios nos abrirá para que aprendamos nueva revelación doctrinal, pero contextualmente a la Biblia.

Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados… (Hebreos 12:15 LBLA)

Las raíces que causan amargura, son provocadas por las injusticias que se dan lugar en algunas congregaciones y es por eso que muchos se mueven a otro lugar, pero cuando lleguen a otro lugar, deben dejar que el ministro de Dios, se coma esa raíz, la cual no dañará al buey que la está desarraigando, así como el Cordero de Dios se comió la raíz del pecado para que nosotros podamos optar a heredar la salvación en Cristo Jesús, pero a El no le dañó en nada.

El ministerio del tiempo del fin, tiene mucho que ver con arrancar cosas que no son del agrado de Dios, y para poderlas arrancar se necesita:

1.- Permitir que el hacha esté puesta en la raíz; esta es una operación del Padre.

2.- El fuego de Dios, o sea el Espíritu Santo, quemará la raíz:

Porque he aquí, viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen el mal serán como paja; y el día que va a venir les prenderá fuego–dice el SEÑOR de los ejércitos– que no les dejará ni raíz ni rama. (Malaquías 4:1 LBLA)

3.- El Cordero de Dios es Cristo que se comer de raíz el pecado del mundo.

4.- Los ministros que Dios envía para que se coman las raíces que deben desarraigan completamente.

Otra de las naciones que debe ser desarraigada es la siguiente:

CANANEOS – MERCACHIFLE (buhonero, mercader de poca importancia)

Dios desea que nos podamos comer la raíz de ese tipo de ministerios, aquellos que todo lo quieren reducir a estarle estafando el dinero a las ovejas, aquellos ministros que se enfocan solamente en el dinero y le venden la idea a las ovejas en que si ellos tienen mucho dinero, están siendo verdaderamente prósperos. Debemos comprender que el dinero no es dañino y no se trata de que estemos viviendo con problemas económicos, pero de eso a que amemos el dinero y estemos afanados por tener cada vez más y más; existe mucha diferencia. Nuestro mayor anhelo debe ser agradar el corazón de Dios con nuestra vida y poner todo lo que somos a Sus pies para que por misericordia un día nos tome en cuenta para trabajar en Su obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.