Andres Corson

La traición de un amigo – Andrés Corson

La traición de un amigo

Estamos estudiando los salmos que fueron escritos por David durante el periodo de Absalón, lo que él sintió durante ese tiempo.

Salmo 55.
Sal 55:1 Para el director del coro; con instrumentos de cuerda. Masquil de David. Escucha, oh Dios, mi oración, y no te escondas de mi súplica.
Sal 55:2 Atiéndeme y respóndeme; conmovido estoy en mi queja y muy conturbado,
Sal 55:3 a causa de la voz del enemigo, por la opresión del impío; pues echan iniquidad sobre mí, y con furia me persiguen.
Sal 55:4 Angustiado está mi corazón dentro de mí, y sobre mí han caído los terrores de la muerte.
Sal 55:5 Terror y temblor me invaden, y horror me ha cubierto.
Sal 55:6 Y dije: ¡Quién me diera alas como de paloma! Volaría y hallaría reposo.

Absalón fue su hijo, permitió que su corazón se dañara en contra de su papá y esa herida lo llevo a rebelarse. Dios no quiere que huyamos, él quiere que enfrentemos el desierto y encontremos la solución.

Con respecto a la deslealtad y la traición de una persona, el salmista dedica dos salmos. Antes de estudiar y analizar lo que es un traicionero es necesario conocer las características de un amigo. Una amistad es una relación donde hay un afecto mutuo entre dos personas.

Etiquetas

Deja un comentario