Ricardo Di rocco – El Desierto Camino a La Gloria

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.

Mateo 4: 1-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.