Sonia Luna – El Poder De Un Equipo

pastor luis bravoBuscando en el diccionario encontré que la palabra PODER significa el tener: Fuerza, vigor, capacidad, posibilidad y poderío. Este es solo uno de entre muchos significados que existen, pero cuando unimos la palabra “poder” a un equipo produce algo mas fuerte y este nos da fuerza, vigor, mayor capacidad, y poderío sobre cosas que solos no podemos alcanzar.

Hemos visto los beneficios del trabajar en equipo en todo lo que nos rodea. Desde muy pequeños se nos enseño en nuestra escuela a presentar trabajos o proyectos en equipos, lo seguimos haciendo en la universidad y luego lo llevamos con nosotros a la empresa, logrando con mucho esfuerzo éxitos que nos dieron nuevas experiencias.

Ahora bien imagínate que pudiéramos trasladar todo esto que hemos aprendido y lo aplicamos en nuestro grupo o iglesia? Que resultado obtendríamos? Un ejemplo que vemos es cuando Ester le pidió a Mardoqueo que todos los judíos le acompañaran en ayuno y oración para el momento en que se presentara delante del rey. El Señor no solamente le dio la sabiduría para hablarle al rey sino también le dio gracia y como resultado muchas personas no solamente ella, fueron beneficiadas por lo que hicieron juntos. Pero si lo vemos de otra forma, ella talvez se presento sola delante del rey pero realmente hubo un gran equipo de personas, con una misma visión, apoyándola en ese momento.

Otro ejemplo que vemos esta en Mateo 9:37 y 38 “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros, pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.”

Jesús también nos enseña que es necesario trabajar en equipo al pedirle que nos envíe más gente para poder trabajar para cubrir la necesidad que hay. La capacidad que puede tener solamente una persona por mucho que se esfuerce no es la misma que logran dos o mas. Sin embargo en el caminar he visto que podemos encontrarnos con un enemigo y este es el temor de que no se logren las cosas como esperamos lo que nos lleva a no confiar en la capacidad de los demás. Pero te exhorto a que ignores ese sentimiento porque puedes producir mucho mas cuando empiezas como líder a confiar en las demás personas y a delegar en ellas.

Recuerdo muy bien cuando empezaron los encuentros en la iglesia, fui a predicar solamente a uno; en ese encuentro mis discípulas aprendieron y ellas enseñaron a mas mujeres y ahora son muchas las que predican, y son cientos de encuentros los que tenemos anualmente en la iglesia. ¿Que tal si no hubiera confiado en ellas y hubiera querido hacerlo todo yo misma? Estoy segura de que no hubiera tenido el mismo resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.