Viajeros Espirituales – Apóstol German Ponce

Viajeros Espirituales – Apóstol German Ponce

2Sa 12:4 Vino un viajero al hombre rico y éste no quiso tomar de sus ovejas ni de sus vacas para preparar comida para el caminante que había venido a él, sino que tomó la corderita de aquel hombre pobre y la preparó para el hombre que había venido a él.

En este pasaje este el profeta Natan reprendiendo al Rey David, cuando David habia cometido adulterio con Betsabe.

En la figura que el profeta pone, la corderita es figura de la esposa de Urias.

2Sa 12:1 Entonces el SEÑOR envió a Natán a David. Y vino a él y le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre.
2Sa 12:2 El rico tenía muchas ovejas y vacas.
2Sa 12:3 Pero el pobre no tenía más que una corderita que él había comprado y criado, la cual había crecido junto con él y con sus hijos. Comía de su pan, bebía de su copa y dormía en su seno, y era como una hija para él.

2Sa 12:4 Vino un viajero al hombre rico y éste no quiso tomar de sus ovejas ni de sus vacas para preparar comida para el caminante que había venido a él, sino que tomó la corderita de aquel hombre pobre y la preparó para el hombre que había venido a él.
2Sa 12:5 Y se encendió la ira de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive el SEÑOR, que ciertamente el hombre que hizo esto merece morir;
2Sa 12:6 y debe pagar cuatro veces por la cordera, porque hizo esto y no tuvo compasión.

2Sa 12:7 Entonces Natán dijo a David: Tú eres aquel hombre. Así dice el SEÑOR, Dios de Israel: «Yo te ungí rey sobre Israel y te libré de la mano de Saúl.
2Sa 12:8 «Yo también entregué a tu cuidado la casa de tu señor y las mujeres de tu señor, y te di la casa de Israel y de Judá; y si eso hubiera sido poco, te hubiera añadido muchas cosas como éstas.

2Sa 12:9 «¿Por qué has despreciado la palabra del SEÑOR haciendo lo malo a sus ojos? Has matado a espada a Urías hitita, y has tomado a su mujer para que sea mujer tuya, y lo has matado con la espada de los hijos de Amón.
2Sa 12:10 «Ahora pues, la espada nunca se apartará de tu casa, porque me has despreciado y has tomado la mujer de Urías hitita para que sea tu mujer.»

2Sa 12:11 Así dice el SEÑOR: «He aquí, de tu misma casa levantaré el mal contra ti; y aun tomaré tus mujeres delante de tus ojos y las daré a tu compañero, y éste se acostará con tus mujeres a plena luz del día.
2Sa 12:12 «En verdad, tú lo hiciste en secreto, pero yo haré esto delante de todo Israel, y a plena luz del sol.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.